sábado, 1 de diciembre de 2012

Si yo fuese el mar, y tu una roca, haría subir la marea, para besar tu boca.
Tardé una hora en conocerte y solo un día en enamorarme. Pero me llevará toda una vida lograr olvidarte.
Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona imperfecta.